Blogia
L a P e d r @ d a

Internacionales

Georgia: Ni “revolución de terciopelo”, ni golpe de estado; Golpe palaciego.

Georgia: Ni “revolución de terciopelo”, ni golpe de estado; Golpe palaciego. “Esta gente es capaz de cualquier cosa”
Viacheslav Titokin
Sovietskaya Rossia. Traducido para Rebelión por Josafat Sánchez Comín

Con el paso de los días se va aclarando el intríngulis del derrocamiento del presidente de Georgia, Eduard Schevarnadze. Bajo el aspecto de una revolución popular, de una "revolución de terciopelo", lo que ha tenido lugar ha sido un golpe palaciego. Un grupo más joven y con claras tendencias proamericanas ha echado de palacio a la vieja guardia. Para lograrlo han sabido hábilmente utilizar en su beneficio el descontento popular y la penosa situación en que se encuentra la mayoría de la población.

Detrás de todos estos acontecimientos, no cabe duda que han estado los americanos. Hacía tiempo que se habían dado cuenta de que Schevarnadze, ya no daba más de si, que su latrocinio desenfrenado estaba llevando el país a la catástrofe. No es que los EE.UU. se sintieran conmovidos por la situación del pueblo georgiano. Simplemente han elegido Georgia como su palanca de apoyo en la región del Caúcaso. La inestabilidad en el país suponía una amenaza para sus intereses estratégicos. Por eso esperaron el momento más adecuado para sustituir al hundido Schevarnadze, por alguien igual de proamericano, pero con la reputación más limpia.

Ese momento se ha producido en estos últimos días. Schevarnadze no ha sabido jugar sus cartas después de las elecciones. La situación se le había ido de las manos, y los EE.UU. no han dudado ni por un momento en quitarle del medio. Al fin y al cabo ya había cumplido con su parte.

Se podría decir que los EUA le han estado empujando hacia la salida. ¿Porqué las manifestaciones que parecían haber cesado, resurgieron con nueva fuerza? ¿Qué hizo que se despertara la ira del pueblo, que hasta el momento no había dado excesivas muestras de actividad? ¿No habrán tenido algo que ver los nuevos estímulos (monetarios) en la reactivación "de la calle", y en el giro radical de la posición de la policía? Tan pronto tenían rodeado el parlamento con varios cordones policiales, que ni un ratón hubiera pasado, como dejan paso a la multitud para que se desahogue a su gusto destrozando el parlamento. ¿Como pudo ser? Si esto esta realmente originado por esos "estímulos", ¿de donde han salido? ¿De los baúles de la embajada de los EE.UU. en Tbilisi, o de los bolsillos de gente "con autoridad", que decidieron apostar por un nuevo y más joven caballo?

No ha faltado quien quisiera establecer comparaciones del derrocamiento de Schevarnadze con el golpe de estado en Yugoslavia en octubre del año 2000. Exteriormente, sin duda se parecen: elecciones, asalto del parlamento. Pero en esencia son radicalmente distintas. Yugoslavia durante diez años estuvo sometida a un bloqueo. Miloshevich estaba fuertemente presionado desde occidente y desde la propia Rusia (azuzada por los EE.UU). Georgia al contrario ha contado con la bendición de Clinton, de Busch, de Yeltsin y de Putin. Sin embargo la técnica del golpe si que ha sido copiada hasta el mínimo detalle, calcada al milímetro con la de Belgrado. Hasta los camiones con piedras para enfrentarse a la policía. Al fin y al cabo los directores de estos "espectáculos" siguen siendo los mismos. El actual embajador de EE.UU en Georgia, Richard Mails, trabajaba en los Balcanes en el 2000. Por lo visto, parece ser que en todos los lugares en los que ha trabajado, ha acabado habiendo golpes de estado.

El cuadro completo de los acontecimientos en Tbilisi, especialmente de los resortes internos, ocultos, los acabaremos por conocer de aquí a un tiempo. Pero lo que debemos preguntarnos es que va a suceder a partir de ahora. No hay ninguna diferencia entre los viejos y los nuevos líderes de Georgia. Nada va a cambiar. Ni la política socio- económica, ni el curso en política exterior. Continuará la misma economía "de mercado" y latrocinio, seguirá la venta a occidente de su situación geoestratégica y la siembra de la rusofobia para conseguir la "ayuda occidental". Es decir, Georgia continuará descomponiéndose. Con mayor fuerza si cabe. Ya se han robado todo lo que había por robar, la nueva élite no tiene experiencia para dirigir el país y los viejos cuadros de Schevarnadze seguirán actuando bajo cuerda, haciendo el mayor daño posible. Abjasia, Osetia del Sur, y puede que Adjaria, harán lo posible por reforzar su ya de facto independencia.

Pero el pueblo exige cambios a mejor. ¿Qué tiene pensado hacer la nueva dirigencia? Como de costumbre irán a mendigar a los americanos. Estos, darán algo para que se asienten. Para que puedan celebrarse elecciones (por supuesto teledirigidas) y para que no les echen del poder cuando menos en los próximos 6 meses. Para luego proponerles que se las apañen solitos. No me cabe ninguna duda de que Tbilisi volverá la vista a su habitual fuente de "alimentación", a Rusia.

A corto plazo asistiremos a declaraciones, donde se nos diga que todos los pábulos sobre su proamericanismo, no son sino patrañas, y que ellos son más prorusos que G. Busch y C. Rice juntos, y que siempre han sido seguidores del "Spartak" y no del "Dinamo" (de Tbilisi). Nos hablaran de la amistad indestructible entre los dos países, al tiempo que reclamaran energía eléctrica barata, gas, petróleo, nuevos plazos para el pago de la enorme deuda pendiente etc. Se espera que el Kremlin vuelva a rascarse los bolsillos (y ya hemos perdido la cuenta) y financie este protectorado americano en el Caúcaso.

¿Y que pasa con Moscú? La caída de Schevarnadze parece que ha pillado completamente por sorpresa al Kremlin. Allí estaban plenamente convencidos de que el "zorro blanco" como de costumbre se las podría apañar. El que ocultase los resultados de las elecciones no pareció inquietar a nadie en Moscú. Las maquinaciones con la "voluntad popular" es un instrumento tan manido de la élite gobernante en Rusia, que nadie pareció prestar atención a las manipulaciones en Georgia. Por cierto, esto de un modo indirecto, nos da una idea de las intenciones del Kremlin en relación con las futuras legislativas del 7 de diciembre en Rusia. Lo que nos ayudaría a entender la nerviosa reacción a los acontecimientos en Georgia.

En el Kremlin siguen sin explicarse que ha pasado. En Tbilisi Schevarnadze ya estaba contra las cuerdas, y en Moscú Zhirinovsky y Rogozin por la radio continuaban convenciendo a la gente de que "no es tan malo el diablo, como lo pintan". El pueblo como de costumbre, entiende lo que pasa mejor que los políticos. El 42 % de los radioyentes se pronunciaron en apoyo de Schevarnadze frente al 58% en contra. Mientras la camarilla del Kremlin ya había decidido salvar el pellejo del arruinado líder de Georgia. Total, tanto unos como otros son proamericanos.

El ministro de exteriores de la Federación Rusa I. Ivanov fue enviado a Georgia para sacarle las castañas del fuego a nuestro "aliado", que una vez más volvía a especular con las ocultas, pero objetivas , y por eso completamente reales contradicciones ruso-americanas en la región. Por lo visto el líder de Adjaria, A. Abaschidze, de visita en Moscú, había hecho llegar a Schevarnadze la promesa de que se iba a reformar y no iba a hacer más la puñeta a Rusia. En Moscú, estaban deseosos de dejarse embaucar con las buenas intenciones de Schevarnadze, y con gusto se dejaron engañar.. Sin embargo, mientras Ivanov volaba hacia Tbilisi los "titiriteros entre bastidores" del espectáculo político, decidieron no arriesgar más y poner punto y final al mandato de Schevarnadze.

El explosivo (en forma de muchedumbre enfurecida) cumplió su cometido, y la tarea de Ivanov quedó reducida a que la onda explosiva y la metralla, no hiriese a nadie en especial.

Esto interesaba plenamente y a los americanos. Demasiados problemas tienen ya, como para tener que ocuparse de Georgia. La poco perceptible, pero más que real guerra en Afganistán; la muy perceptible guerra en Irak; la espina permanente del conflicto palestino-israelí; las tensiones con Irán. Solo les faltaba al Departamento de Estado y al Pentágono, tener que meterse en una Georgia convulsa. No era un plato del agrado de los americanos (más aun teniendo en cuenta su lamentable reputación). Y aquí es donde entra el "ángel salvador" (de los americanos, de Schevarnadze y de los "golpistas") : el ministro de exteriores ruso. A todos supo calmar y hacer entenderse, poniendo las bases para el traspaso pacífico del poder de un grupo proamericano a otro. No creo que Ivanov fuese consciente de que iba a asegurar los intereses de los EE.UU. Pero que el resultado objetivo fuese ese, no admite discusión.

Así se explicaría que Putin se viera obligado a volver sobre sus propios pasos, haciendo al día siguiente unas duras declaraciones, donde prácticamente se desaprobaba el "éxito" de las gestiones de su ministro de exteriores.

La declaración venía a decir que Rusia solo mantendrá contactos con un gobierno legalmente elegido y que , siendo que Georgia recibe mucho más de Rusia (de sus compatriotas) que de occidente, a los nuevos líderes del país no les quedará otra que tener en cuenta los intereses rusos. (Aunque los hábiles cabecillas de Georgia pueden utilizar esta intervención para pedir de los EE.UU. más ayuda.)

Mientras en Moscú continúan asegurando, que Rusia esta preocupada por la desestabilización de Georgia, y que está interesada en el mantenimiento de su integridad territorial. Y aquí surgen de nuevo varias interrogantes.¿Porqué habríamos de estar intranquilos e interesados? Estamos interesados en que Georgia sea un país amigo de Rusia, y preocupados porque las fuerzas que han llegado al poder son manifiestamente antirusas. Georgia se ha convertido en el principal aliado de los EE.UU en el Caúcaso. Allí se estableció (y puede que se mantenga) la retaguardia de los activistas chechenos. ¿Nos conviene que este punto de apoyo de la retaguardia sea estable?¿las divergencias y titubeos en Georgia, debilitan o refuerzan esa base de apoyo? La respuesta es evidente.

En lo que respecta a la integridad territorial, tanto la actual como la anterior dirigencia en Tbilisi han hecho todo para desprenderse de Abjasia y Osetia del sur y asustar a Adjaria. En Osetia del sur el 66% de la población son ciudadanos de Rusia. En Abjasia en una proporción parecida. ¿Por qué habríamos de preocuparnos de la integridad territorial de Georgia si la población de estos territorios aspira a integrarse en Rusia?

¿Cómo se comportará el gobierno ruso en adelante? ¿Apoyará las aspiraciones de Abjasia y Osetia del Sur a reforzar su alianza con Rusia? Dentro de 45 días se celebrarán las elecciones al parlamento y presidenciales en Georgia. Como candidato a presidente por las fuerzas más prooccidentales, se adivina la figura de Mijail Saakaschvili, licenciado por la Universidad de Columbia y casado con una holandesa. Las fuerzas más inclinadas a preservar la amistad con Rusia, también tienen a sus líderes reconocidos. Se trata de Jumber Pataschvili, antiguo primer secretario del CC del PC de Georgia, e Igor Georgadze, en época soviética, oficial del KGB, y tras la caída de la URSS, ministro de la seguridad del estado en Georgia.

¿Apoyará Moscú a las fuerzas orientadas hacia Rusia? o ¿de nuevo hará ver que la disyuntiva es entre lo malo y lo peor?. Aquí quedará al descubierto la posición real de Rusia: o continuar con la comedia, haciéndole la cama a los americanos, o restituir la influencia rusa en el Caúcaso. Por lo que parece en el Kremlin se van a abstener de apoyar a Pataschvili y Georgadze (bajo el pretexto de no injerencia en los asuntos internos de Georgia). En el trasfondo del pragmatismo de la política exterior subyace la carga ideológica. (El padre de Georgadze es el líder del Partido Comunista de Georgia.)

¿Cambiará a mejor la vida de la población tras el golpe? Es algo más que dudoso. Por eso lo que hemos visto hasta ahora todavía no es la ópera. Se trata solo de la obertura, anticipadora del comienzo de la acción.

Apuntes sobre el Foro Social Europeo

Apuntes sobre el Foro Social Europeo Joxe Iriarte
ERDARA

Imposible describir lo vivido y sentido desde el 12 al 15 de noviembre, asistiendo a múltiples debates, actos diversos y dos manifestaciones, una de las cuales, la de la clausura, me impresionó por su volumen (80 a 100.000 manifestantes), colorido y diversidad. Aun así, hay que señalar:

* La asistencia a este tipo de eventos carga nuestras desgastadas pilas (los años no pasan en balde y la situación que vive nuestro país agosta nuestra imaginación), renovando ideas, infundiendo nuevas perspectivas. Pues una cosa queda clara: el movimiento alter mundialista, si algo es, es, sobre todo, juventud. Miles de jóvenes, mochilas al hombro, pletóricos de esperanza, mezclándose con veteranos de diferentes generaciones, hombres y mujeres supervivientes de múltiples batallas, políticas, sindicales, ecologistas, feministas... ¡Escépticos del mundo entero, acudid a estos foros! Os regenerarán más que un balneario.

* El movimiento alter mundialista es todo un mundo, compuesto de muchos mundos, algunos de los cuales no parecen tener conexión entre sí, pero que sin embargo comparten una idea: no quieren que se les considere mera mercancía . Y en consecuencia reclaman que se respeten sus derechos (que el neoliberalismo capitalista pretende abolir) adquiridos mediante un costosísimo precio en vidas y sacrificios.

* Este movimiento que no ha dejado de crecer tras la contra cumbre de Seattle, ha sufrido un pequeño parón, esperemos que momentáneo, en lo relativo al numero de inscripciones (se esperaban unos 80.000 y los primeros datos hablan de unos 60.000) y participantes en la manifestación de clausura (no parece que llegasen a la cota de los 100.000).

Llama la atención también que el numero de asistentes procedentes de países diferentes al organizador haya aumentado, mientras que ha descendido (en relación a Italia) el del país de acogida. ¿Por qué esto último? Según los organizadores, sería debido a la fatiga producida por las intensas movilizaciones vividas en Francia a lo largo del último año, y a una falta de conexión de dichos problemas con los que pretende resolver el evento. Sin duda un tema de reflexión que nos alerta contra simplismos y automatismos relativos a las interconexiones de reivindicaciones y rebeldías contra el sistema. Y es que, si el movimiento alter globalizador no se inserta en las luchas reales de cada país y viceversa, tendremos un grave problema. Las clases dirigentes intentarán presentar al movimiento como algo ajeno a los intereses y problemas de las gentes de cada país. Cuando no de provocadores y folloneros profesionales. Algo que ya intentó el gobierno italiano en Génova y Florencia, por suerte, sin éxito alguno.

En Francia mismo, los medios de comunicación, más sabios y dúctiles que los italianos dirigidos por Berlusconi, han tratado de meter cizaña, alabando por una parte lo que se algunos llaman la parte naif o, si se quiere, más social que política, más humanista que subversiva que lucharía, según ellos, por limar las aristas mas sangrantes del sistema, a la vez que denunciaban la manipulación que del movimiento hacen los profesionales de la subversión (la extrema izquierda.). Al igual que en otras ocasiones han tronado contra los black bloc o los tuti bianchi italianos; esta vez los dardos han ido directamente dirigidos contra los trostkistas de la LCR.

Y lo que es peor, no se consolidará. El movimiento alter mundialista siendo como es un soplo de aire fresco, por su juventud, su internacionalismo, sus ideas regeneradoras del pensamiento de izquierdas, que ventila los estancados ambientes de los movimientos y partidos nacidos en las décadas anteriores, todavía carece en muchos países de raíces nacionales y sociales sólidas (por ejemplo, en Euskal Herria) y eso es un problema. Ningún movimiento, por muy internacionalista que sea, puede a la larga sobrevivir sin raíces locales, de la misma forma que los movimientos emancipadores de ámbito local necesitan, además de pensar, actuar a escala global, dado que la mayoría de nuestros problemas sólo podrán resolverse si actuamos a escala universal.

EN LO RELATIVO A TEMAS Y PREOCUPACIONES, el presente foro ha incorporado varias novedades. En primer lugar, el llamado foro de autoridades locales, de evidente interés en lo relativo al tema de los servicios sociales, organización del territorio, trasportes, etc. (analizado en diferentes plenarios, seminarios y talleres del foro social) pero que en contrapartida concede un cierto protagonismo a los políticos institucionalistas sobre lo que se supone que es un foro social, o sea, de personas y activistas de diferentes movimientos. En segundo lugar, el foro sindical que anuncia una progresiva incorporación, o si se quiere mayor compenetración de una parte del mundo obrero al mundo alter globalista. Y por ultimo, el Foro de Mujeres, que además de elaborar su propio manifiesto, se manifestó con éxito en las calles de Bobigny.

En lo relativo a los debates habidos, y circunscribiéndonos tan sólo a algunos de ellos (pues ni física ni intelectualmente fuimos capaces de asomarnos a todo lo acontecido, por ejemplo feminismo, ecología, naciones sin Estado, pluralidad cultural, etc.) señalaría lo siguiente: el peso cada vez mayor de los temas mas directamente políticos respeto a los sociales o económicos. Varios ejemplos:

LA GUERRA GLOBAL. Tras lo acontecido el 11 de septiembre del 2001, la guerra ha pasado de ser considerada un grave problema relativo a un numero determinado de conflictos bélicos (siendo el palestino-israelí sin duda la estrella mediática) a ser un problema central y global. Central por su alcance y repercusiones, y global porque su estrecha conexión con la globalización capitalista, la cual a pesar de los cambios y mutaciones que ha producido en los estados, no ha perdido su naturaleza imperialista; esto es, que dentro de la globalización capitalista y la interconexión de la multinacionales, la concentración de capitales y su creciente desubicación nacional, el peso aplastante del capitalismo americano, dueño de un Estado dotado de un poderío militar sin precedentes en la historia de la humanidad, condiciona el curso de la globalización capitalista, confiriendo un papel relevante a uso de la fuerza en apoyo de sus intereses, económicos y geopolíticos.

No todos comparten esta tesis. Toni Negri y sus partidarios, simplificando mucho, diríamos que consideran el imperialismo un término desfasado, sin sentido, dado que el capitalismo en si es ya un imperio que relega el papel e influencia de los Estados, incluido los USA.

En definitiva, unanimidad en luchar contra la guerra (recordar que el llamamiento de Florencia a manifestarse el 12 de febrero, produjo las manifestaciones mayores que se recuerdan, y además todas al unísono prácticamente en todo el mundo) exigencia de la salida de Irak de las fuerzas de ocupación, solidaridad con Palestina, etc, pero controversia ideológica.

CONSTRUCCIÓN EUROPEA. El análisis y posicionamiento sobre la Constitución Europea, y en general sobre el proceso de construcción de la Unión Europea produjo numerosos debates. Unanimidad en la denuncia del carácter liberal, contrario a los derechos sociales; unanimidad sobre el déficit democrático de sus instituciones, la forma de elaborar la constitución, etc., pero variadas las opciones a tomar: desde el rechazo frontal del no a esta Europa, la abstención que deja abierta la puerta al rechazo o al sí critico de los que piensan que a pesar de los pesares mejor esto que la Europa de los estados nacionales puros y duros.

PARTIDOS Y MOVIMIENTOS SOCIALES. Otra novedad, o, si se quiere, aumento de la preocupación de la nunca sencilla relación (convivencia o enemistad, amor o desamor) entre partidos políticos y movimientos. En principio, los partidos no tienen presencia física en tanto que partidos, aunque es sabido que su presencia es real y activa, a través de sus militantes animadores de una buena parte de los movimientos sociales.

De hecho, además de la intromisión de los medios de comunicación, flotaban en ambiente las oportunistas declaraciones del PSF en un descarado afán de erigirse en brazo político de los alter globalistas, así como las beligerantes declaraciones de Bernard Cassen presidente de la AFSE y presidente honorario de ATTAC Francia, contra el nefasto papel de la extrema izquierda.

Sin embargo, los debates ni aportaron ni clarificaron mucho sus ideas, ya que los representantes de los partidos se limitaron a debatir en un totum revoultum y de forma un tanto mitinera, sobre la guerra, Europa, las privatizaciones, es decir, sobre los temas en candelero, pero sobre el tema en cuestión sobrevolaron sin pudor alguno, con la notable excepción de Bertinotti de Rifundazione Comunista. El cual, aunque no aportó novedades respecto a anteriores declaraciones, al menos abogo por un trabajo en común y una complementariedad entre instancias organizativas diferentes, cada cual desde su independencia respectiva.

EL TEMA DEL PODER (y contrapoder). La influencia de las tesis de Holloway se deja sentir sobre un parte del movimiento, el cual, sin asumir del todo los postulados uistas (por cierto, organizaron foro propio y su mani alternativa), coincide con su critica central a la idea de la lucha por el poder (estatal, sobre todo) para transformar la sociedad. El debate no dio mucho de sí, pero nos permitió interrogarnos y reflexionar sobre un problema que aquí, institucionalistas o rupturistas, etc., sean de la orbita abertzale o españolista, apenas se tiene en cuenta.

DECLARACIÓN DE LOS MOVIMENTOS SOCIALES. Como es sabido el Foro no toma posición, pero si lo hacen determinados movimientos sociales agrupados en su seno, quienes de forma bien clara se han pronunciado contra el modelo actual de construcción europea, y concretamente contra la propuesta de Constitución. Desde dicho agrupamiento se ha llamado para el 20 de marzo a movilizarse contra la esacalda bélica; así mismo, para el 9 de mayo en Roma a "estados generales" democráticos alternativos al proyecto de Constitución.

Autoridades locales francesas pretenden querellarse contra el gobierno español por su apabullante responsabilidad en el desastre

Autoridades locales francesas pretenden querellarse contra el gobierno español por su apabullante responsabilidad en el desastre Sami Naïr.
Rebelión. 24-11-2003.

La catástrofe ecológica producida por el Prestige sigue causando estragos. El Gobierno español está sentado en el banquillo de los acusados. Corre el riesgo de que le emplacen ante la justicia francesa. Philippe de Villiers, diputado francés, presidente del Consejo General de Vendée (departamento víctima de la marea negra), parece decidido a querellarse contra el Estado español. Motivo: la apabullante responsabilidad del Gobierno de Madrid en este desastre.

De Villiers se basa en las conclusiones del informe recientemente presentado a las autoridades francesas por Jean-Louis Guibert, experto marítimo designado por la justicia para aclarar las responsabilidades. Según este experto, la responsabilidad de la ruptura del buque no recaería sobre las compañías aseguradoras, ni sobre el capitán y todavía menos sobre la tripulación del Prestige. Unos y otros habrían hecho su trabajo correctamente. En cambio, el Gobierno español sí sería el principal responsable de este drama ecológico.

EL EXPERTO mantiene: que 24 horas después de iniciarse la avería, el 13 de noviembre, Madrid denegó el acceso al barco a los cinco especialistas de salvamento enviados por la sociedad de remolque marítimo SMIC. A este equipo no sólo se le impidió que realizara su trabajo, sino que además el buque no fue puesto en abrigo para efectuar el transbordo de la carga de petróleo. Y que las autoridades españolas no sólo "jamás consideraron poner en abrigo al Prestige", sino que hicieron todo lo posible para remolcar el buque y alejarlo de las costas españolas, intentando empujarlo primero hacia Francia, que se negó a acogerlo, y luego hacia Portugal. El remolque, en unas condiciones meteorológicas muy duras, pretendía endosar al vecino el barco envenenado "siguiendo --escribe el experto-- rutas que expusieron su flanco de estribor, reventado, a la plena fuerza del mar, lo que condujo a la ruina progresiva del buque y a la ruptura de su casco".

Dicho de otro modo, el Gobierno de Madrid incumplió sus obligaciones, intentando a toda costa internacionalizar la catástrofe. El fiscal de Brest desea reunirse lo antes posible con los jueces españoles encargados del sumario. La explicación promete ser dura. En todo caso, es urgente, pues las asociaciones ecologistas francesas, al igual que las autoridades regionales, no tienen intención alguna de que este sumario duerma en los archivos. Las elecciones cantonales y regionales están próximas, y el Prestige aún sigue vomitando su veneno sobre las costas francesas.

Es muy probable que este asunto acabe salpicando al Gobierno de Madrid, puesto que incluso se ha apelado a las autoridades europeas. Naturalmente, en un primer momento habrá que someter el informe francés a un dictamen experto. Éste llevará su tiempo. Pero los especialistas franceses confían en la justicia española y en los expertos independientes. Por otra parte, en Bruselas se sigue de cerca el asunto.

Más allá del comportamiento del Gobierno español, este asunto es revelador del estado de anarquía del derecho marítimo. La Unión Europea todavía no ha sido capaz de instaurar un código de conducta en la materia; el liberalismo cruel que demasiado a menudo guía sus decisiones, considera a regañadientes toda limitación a su política de competencia. Desde hace 10 años, los desastres ecológicos se acumulan; los gobiernos se muestran impotentes ante el desencadenamiento de los perversos efectos de la "libre circulación de bienes y mercancías".

EL FIPOL, sistema europeo de indemnizaciones a las víctimas de mareas negras, es muy insuficiente, ineficaz y, a menudo, injusto. Sus plazos de investigación son muy largos y sus procedimientos, ultraburocráticos. En Francia, la región de Vendée ha gastado más de tres millones de euros en la lucha contra los efectos de esa marea negra. Ahora bien, el FIPOL no reembolsa nada. Así pues, ¡su principio es hacer pagar a los contaminados y no a los contaminadores! Curiosa manera de hacer prevalecer el interés general europeo... Europa sufre ya un déficit democrático; acabará perdiendo toda credibilidad.

Frente a esta situación, el acuerdo de Málaga entre los gobiernos francés y español para alejar los buques que transportan residuos tóxicos a 200 millas náuticas de las costas atlánticas es una buena respuesta intergubernamental, pero insuficiente. Ha llegado el momento de que la cooperación entre Francia y España sea seriamente restablecida; hay que comprender que la solidaridad entre los dos países está dictada por consideraciones objetivas, relacionadas tanto con la geografía como con los intereses comunes. Desgraciadamente, la forma en que se ha llevado el asunto del Prestige demuestra la estrechez de miras de ciertos responsables políticos, por no decir su irresponsabilidad.

* Sami Naïr es eurodiputado francés, electo de una coalición 'socialista' por su adscripción al grupo "Mouvement Républicain et Citoyen" cuyo portavoz destacado es Chevenement. Actualmente es miembro del grupo Izquierda Unitaria Europea - Izquierda Verde Nórdica.

[Traducción de Xavier Nerín]

Crean una página web para protestar contra Bush

Crean una página web para protestar contra Bush IBLNEWS
2003-11-21

Un par de activistas aficionados a la tecnología han creado un sitio de Internet dirigido a coordinar cibernéticamente los esfuerzos de los manifestantes mientras Bush viaja de un lado a otro de la capital británica y ofrecerles información online a los "ciberciudadanos" donde quiera que se encuentren, según informó Reuters.
El sitio "Chasing Bush" (Persiguiendo a Bush), cuya dirección es www.Interwebnet.org, actualiza el lugar donde se encuentra el mandatario estadounidense a partir de la información suministrada por activistas con teléfonos móviles situados en diferentes lugares de Londres.
Uno de los mensajes, colocados en el sitio a las 13:19 GMT del miércoles decía: "El presidente está en movimiento mientras escribo. Se traslada en una caravana de 20 automóviles dirigiéndose hacia el salón de recepciones del Palacio Whitehall".

El acto principal de los manifestantes fue el jueves, cuando unas 100.000 personas marcharon por las calles de Londres en rechazo a la visita de Bush.

Rich Wild, de 28 años, uno de los organizadores, dijo que había recibido cientos de actualizaciones en Internet, así como fotos de las protestas directamente desde las calles a través de los teléfonos móviles capaces de transmitir imágenes.

Wild dijo que el sitio, inaugurado la semana pasada, recibió más de 50.000 páginas el primer día.

______________________

LA EFIGIE DE BUSH DERRIBADA EN LONDRES ENTRE GRU¡ITOS DE JÚBILO

Tras una emocionada cuenta atrás, a la de diez los organizadores echaron abajo una impresionante estatua de seis metros, hecha en papel maché pintado de cobre y negro y que abrazaba un amenazador misil, según informó EFE.
"Abajo con Bush", "Abajo con Blair", gritaban los manifestantes reunidos en la céntrica plaza antes del momento culminante. Cuando éste llegó y la efigie mordió el polvo, hacia las cinco y media de la tarde, niños y adultos estallaron en vítores eufóricos.

El derribo de la estatua fue el acto final de una manifestación que empezó en el centro de Londres, pasó por Whitehall, donde está la sede del Gobierno; frente al Parlamento, en Westminster, y acabó en la plaza de Trafalgar.

Estuvo protagonizada por unas trescientas mil personas, según la Coalición Parad la Guerra, que organizó el acto, o setenta mil según la Policía.

Lo cierto es que los que fueran hacían ruido, casi tanto como los helicópteros de las fuerzas del orden que sobrevolaron la marcha sin pausa, en apoyo a los cinco mil policías desplegados.

"Espero que George W. Bush se dé cuenta de que no es bienvenido en Londres", dijo a EFE John Pipal, antiguo ciudadano estadounidense que adquirió nacionalidad británica después de la guerra en Vietnam. "Es un criminal que, junto con su colega Blair, llevó a cabo una guerra ilegal e inmoral en Irak", añadió.

Gentes de todas las edades y procedencias, armadas con pancartas, silbatos y máscaras, participaron en la manifestación y la reunión posterior en la plaza. Mitchell Shell, de sólo doce años, asistió acompañado de varios amigos del colegio, porque "lo que hace Bush está mal".

Para una iraquí que no podía revelar su nombre, "la protesta debe servir para que los poderosos dejen de proteger sus intereses y piensen más en sus ciudadanos".

"Quiero un mundo mejor para mis hijos", señaló esta madre de tres niños que escapó al régimen de Sadam Husein.

Mientras los manifestantes mostraban su oposición a las políticas de sus gobernantes, Bush y el primer ministro británico, Tony Blair, seguían con sus compromisos oficiales.

Después de reunirse ambos esta mañana, por la tarde el presidente de Estados Unidos saludó a los familiares de los soldados británicos muertos en Irak y Afganistán, y está noche dará una cena en honor de la reina Isabel II en la embajada de su país.

Este viernes es el último día de la visita de Estado de Bush y su esposa, Laura, al Reino Unido, a invitación de la reina Isabel II.

Antes de regresar a Washington, la pareja viajará a Sedgefield, la circunscripción electoral de Blair en el noreste de Inglaterra.

Pese a los numerosos actos de protesta celebrados en esta ciudad durante los tres días de su visita, Laura Bush aseguró que vio más "banderas americanas" que manifestaciones.

En total, 52 personas han resultado detenidas en los últimos dos días, todas por faltas menores, según confirmó a EFE la Policía de Londres. A pesar de estas detenciones, la fuente señaló que las protestas han sido "pacíficas".

Bush en Londres

Bush en Londres Isaac Bigio
Rebelión

El presidente estadounidense arriba a la capital británica en visita oficial de estado. Su arribo viene acompañado por grandes medidas de seguridad y genera sentimientos encontrados en la población.

Tony Blair ha declarado ante la confederación de empresarios privados (CBI) que la presencia de Bush es más oportuna que nunca pues se trata de demostrar a los EEUU que conforman un bloque sólido contra el terrorismo, la principal amenaza del inicio de este siglo.

Para los laboristas anti-guerra esta visita es una provocación. El parlamentario Martín Salter afirma que ésta tiene como fin iniciar su campaña re-eleccionista. Ken Livingstone, alcalde de Londres, dice que él no lo va a recibir pues no ha sido electo por el pueblo norteamericano y, mas bien, va a propiciar movilizaciones en contra.

En la BBC se ha cuestionado a los organizadores de la protesta con argumentos que la guerra ya es historia, que la mayor parte del electorado laborista no se opone al arribo del mandatario norteamericano o que otros dictadores (como el de Rumania o China) o el mismo Putin no han sido recibidos en Londres con grandes protestas.

El parlamentario radical Jeremy Corbyn arguye que la situación es distinta pues la ocupación sigue y EEUU sigue sin liberar presos británicos en Guantánamo, desconoce los acuerdos de Kyoto para proteger el medio ambiente global, y mantiene el proteccionismo del acero en contra de las exportaciones europeas.

Un día antes del arribo presidencial ya han empezado algunas protestas. Como nunca antes la policía empleará 14 a 16 mil efectivos (el triple de lo inicialmente esperaba y casi la mitad de toda la fuerza policial metropolitana) para cubrir a una serie de distintas manifestaciones que se realizarán, siendo la más importante la del jueves 20, que se calcula que puede sobrepasar los 100,000 concurrentes. Los costos solamente en seguridad superarán los US $8 millones según datos oficiales.

La manifestación no llegará a los dos millones que llegaron en febrero de todo el país para impedir la guerra. Entonces la mayoría nacional quería evitar el envío de sus tropas. Ahora, a más de 7 meses de haber tomado Bagdad, lo que preocupa a la población son los costos materiales y humanos.

Sin embargo, esta marcha será grande. El grueso de los británicos concibe que se le engañó para ir a la guerra y que es posible que nunca se encuentren las mentadas armas de destrucción masivas. El propio Blair, quien fuera uno de los primeros ministros más populares de la historia y el único que ha llevado al laborismo dos veces al poder aglutinando más del 60% del parlamento, tiene ahora más detractores que soportes.

Los recientes atentados producen reacciones mixtas. Un sector pode que es hora de no seguir exponiendo más vidas humanas y que deben retirarse las tropas. Otro sector, que parece haber crecido en las encuestas, pide que la ocupación se mantenga hasta que se garantice el orden.

Es sobre este último sentimiento que Blair trata de afianzarse y su 'atrevimiento' de invitar a su socio estadounidense pese a los marchistas tiene ese mensaje. El primer ministro quiere mostrar firmeza mostrando a Irak y al mundo que la coalición con EEUU se mantendría firme.

Esta visita tendrá muchas repercusiones en los propios EEUU. El oficialismo tratará de mostrar una protesta limitada y eclipsada por una excelente relación con la reina y el laborismo. La oposición mostrará la resistencia que produce Bush para pedir su relevo.

Dentro de Gran Bretaña el descontento contra Blair viene fragmentando al laborismo y podría ocasionar el retiro de este del premierato. George Galloway, el más aguerrido portavoz contra la guerra dentro del laborismo acaba de ser expulsado. El trata de utilizar este tipo de acciones para promover una nueva lista de izquierda en alianza con socialistas, trotskistas y musulmanes.

Los liberales querrán montarse en ese descontento tratando de convertirse en la nueva oposición. Por otra parte, los socialistas chocarán con ellos cuestionando su supuesto oportunismo, lo que para ellos, es mas bien, pragmatismo responsable.

Los conservadores, quienes se sienten revigorizados con la elección unánime de un nuevo líder Michael Howard que parece más eficaz que los anteriores, buscarán mostrar que son ellos los más consistentes en la alianza con los EEUU.

Blair, mientras tanto, va a tratar de calmar el desencanto de sus bases partidarias y electores, sosteniendo que es mejor ser buenos amigos de Washington, para evitar que se vuelvan más halcones y mediante ello mostrar algunas concesiones. El problema es que aún todo lo que Blair hubiese querido sacar a Bush no da muchos frutos. En Israel sigue la ofensiva contra los palestinos y Guantánamo sigue siendo un territorio libre donde hasta británicos son retenidos sin juicio y contra la ley internacional de presos de guerra.

La coalición anti-guerra

Las marchas contra la guerra han sido impulsadas por 3 vertientes. La principal es la Coalición contra la guerra compuesta por diversos sindicatos, la izquierda laborista y la Alianza Socialista. Después está la Asociación Musulmana Británica y la Campaña por el Desarme Nuclear. Las principales figuras del movimiento anti-guerra son el alcalde londinense Ken Livingstone, los líderes laboristas Tony Ben (votado por la población dentro de los 100 más grandes británicos de todos los tiempos), Jeremy Corbyn (votado por la comunidad latinoamericana como el parlamentario que más les defiende) y George Galloway. Este último acaba de ser expulsado del laborismo por haber planteado que los soldados británicos desoyesen las órdenes de Blair por ser la guerra ilegal. Por paradójico que parezca, al mismo tiempo, el laborismo está negociando la pronta readmisión de Livingstone al partido a fin de evitar una debacle electoral en las municipales del 2004.

Mientras un ala del laborismo impulsa estas marchas y el grueso del conservatismo secunda a Bush, los liberal-demócratas (el tercer partido) se opusieron inicialmente a la guerra pero cuando esta empezó se pusieron del lado de sus FFAA. Los liberales han apuntalado varias marchas de protesta al igual que el Partido Nacionalista Escocés y el Partido de Gales, quienes lideran la oposición en sus respectivos países.

La Alianza Socialista, que pone posiblemente la mayor parte de los activistas en la coalición antiguerra, tiene poco peso electoral pero tiene influencia sindical. Está compuesta por el Partido Socialista de los Trabajadores. El Partido Socialista Escocés (7% de los votos en ese país) es otra fuerza que promueve marchas. Ambos tienen origen trotskista.

En el Reino Unido los musulmanes son la principal minoría religiosa y su participación en las marchas ha sido grande, aunque recientemente ha ido disminuyendo. Muchos clérigos han sido detenidos acusados de alentar el terrorismo.

Dentro de la marcha hay quienes piden el cese de la ocupación pero hubiesen avalada esta u otra invasión si la ONU lo hubiese autorizado. Otros se solidarizan con la resistencia iraquí pues creen que si las tropas anglo-americanas son derrotadas se podría debilitar a quienes son asociados con dar bajos salarios y condiciones laborales. Hay una gama de corrientes que van desde anticapitalistas o autonomistas hasta ecologistas y pacifistas religiosos. Lo que más les une a todos es su temor a la agenda Bush de poder atacar una serie de países al margen de la opinión pública o de organismos internacionales.